jueves, 16 de octubre de 2014

Entrevista con Carlos Rodríguez


En esta ocasión entrevistamos a Carlos Rodríguez López. Carlos lleva trabajando muchos años con el cernícalo primilla en la Estación Biológica de Doñana. Hizo una tesis doctoral  sobre la especie y hoy se ha ofrecido a contestarnos a algunas preguntas.
 
¿De dónde eres? de Valladolid

¿ Y cómo llegaste a HORUS?
Como todo lo que sucede en ciencia, la idea de Horus llevaba muchos años rumiándose. Yo creo que desde que empezamos a trabajar en el silo con motivo de mi tesis, ya vimos que la colonia tenía muchas posibilidades.

¿Por qué te dedicaste a la ciencia?
Fundamentalmente por ese gusanillo voraz que la licenciatura no es capaz de saciar. Quieres saber más y quieres saberlo de primera mano, no quieres esperar a la siguiente edición del Begon...

¿Qué es lo que más te gusta de lo que haces?
Me gusta precisamente eso: formarte para ser capaz de hacer las preguntas adecuadas y aprender los métodos para darle respuesta de la forma más rigurosa posible

¿Qué es lo peor de tu trabajo?
La falta de expectativas laborales, el continuo peregrinaje de beca en beca, contrato en contrato, proyecto en proyecto...es como un eterno juego de la oca en el que de vez en cuando te toca volver atrás, quedarte en el paro…

¿Qué piensa tu madre de lo que haces? Está encantada. En parte mis padres son los culpables de que yo acabara aquí. Siempre les gustó el campo y supieron transmitirme esa atracción y esa curiosidad por lo que en él sucedía.

¿cerveza o tinto de verano? Cerveza! Vengo de una tierra donde al vino se le respeta

 Y entonces ... ¿Cruzcampo o Mahou? Mahou sin dudas y casi cualquier cosa antes que Cruzcampo (aunque en Sevilla es difícil)

¿Semana Santa o Feria? Buf ¿torta o bofetón?

¿Cuál es tu labor en el proyecto HORUS? Es difícil de precisar. Estoy involucrado en el proyecto desde el principio y lo cierto es que a todos nos ha tocado hacer de todo, pero básicamente me he dedicado a la extracción de información biológicamente relevante y posteriormente a su uso científico. Como ves, es un rango muy amplio que incluye desde pensar qué información debían captar los sensores a cómo hacerlo sin saturar la memoria de los dispositivos o buscar la forma de darle salida a la cantidad ingente de información que se va generando
¿Es la ciencia lo que tu esperabas? Bueno..a grandes rasgos sí.

¿A qué te gustaría dedicarte en el futuro? Si pudiera, seguiría en esto. Es un reto constante, un constante aprendizaje

¿Por qué el cernícalo primilla y no otro? Bueno... siempre me gustaron las rapaces y cuando visité Doñana por primera vez y hablé con Javier, el cernícalo primilla era un buen candidato. De todas formas, el modelo de estudio que tú tengas al final tiene poca relevancia, lo importante es ser capaz de responder a preguntas relevantes en base a tu modelo de estudio.
¿Cuándo empezaste a trabajar en el proyecto? Desde el principio, aunque de forma contractual sólo durante el segundo proyecto HORUS, allá por 2010. Formalmente llevo en HORUS 8 años, pero pensando en primillas llevo ya casi 15

¿Por qué crees que HORUS es importante? Bueno, creo que hay dos aspectos que hacen de HORUS un proyecto muy interesante. En primer lugar el seguimiento fino de los individuos hace que la precisión con la que se responden preguntas relacionadas con la ecología de la especie sea mucho mayor. Por otro lado, el hecho de que se pueda individualizar a los primillas y se pueda tener en cuenta esa variabilidad individual en la toma de decisiones, ayuda a contextualizar los resultados obtenidos
Cuéntanos una anécdota relacionada con tu trabajo. Hay muchas, la verdad. La mayoría relacionadas con el trabajo de campo. Una muy divertida ocurrió en la Iglesia de la Purificación, en Manzanilla (Huelva). Estábamos anillando pollos y para llegar a algunos nidos hacía falta descolgarse por la fachada con una cuerda. Había que controlar el equipo de escalada, la ubicación de los nidos, el material para atrapar a los pollos y pasárselos al anillador...así que estaba bastante concentrado cuando oí unas voces: Oiga! señor! deme uno! deme un garrapiño!!!. Allí abajo se había congregado la mitad de los críos del pueblo que se desgañitaban para conseguir uno de los pollos de primilla que yo estaba sacando del nido. Y lo peor era su cara de incredulidad ante mi negativa. Pero si tiene muchos!, parecían pensar. A pesar de los muchos congresos científicos a los que he acudido, nunca he tenido tanto público como ese día

¿Desde cuándo sentiste la necesidad de dedicarte a la ciencia? No lo sé. Tengo dos críos pequeños y ellos (y yo creo que todos) son curiosos por naturaleza. La ciencia no es nada más (ni nada menos) que curiosidad combinada con las herramientas adecuadas para satisfacerla

¿La investigación es compatible con una vida familiar? En términos absolutos sí, por supuesto. Desde el punto de vista pragmático, sin embargo, no siempre es fácil conseguir financiación para seguir haciendo ciencia

Aunque sea un poco irrespetuoso, ¿cuánto se gana al mes con lo que haces? Milquini, como Inés

¿Qué acostumbras hacer en tu tiempo libre? Ese tiempo se lo dedico casi entero a mi familia.

¿Qué es lo más aburrido de tu trabajo? La burocracia asociada a la solicitud de fondos, becas, contratos. Parece hecha adrede para consumir todo el tiempo y paciencia posibles

¿Y lo más apasionante? Los bichos

¿Volverías a dedicarte a esto? Sí, sin duda