jueves, 24 de julio de 2014

Viaje al Norte

Como bien sabéis todos los lectores de este blog, una vez terminada la reproducción, los primillas emprenden lo que se denomina dispersión post-reproductiva, que vienen a ser los movimientos regionales previos a la migración propiamente dicha que se produce entre septiembre y octubre. En base a recuperaciones de anillas, se ha podido estimar que estos movimientos son fundamentalmente en dirección norte y a una distancia media de la colonia de origen de unos 200 km




De hecho, en esta época del año es posible ver primillas en lugares donde no se reproducen. Es algo que se encarga de contarnos nuestro amigo Luis Tapia, que los ha visto con frecuencia en el Parque Natural do Xurés (Ourense) y en A Terra chá (Lugo), único lugar de la península donde cría el Zarapito Real



Pensamos que pueden estar aprovechándose del retraso fenológico correspondiente al desplazamiento latitudinal y que permite que las explosiones de ortópteros se produzcan más tarde que en los lugares de cría. En los brezales de estas zonas, son comunes tetigónidos como éste

















que probablemente constituyan presas habituales de nuestros cernícalos en esas latitudes